Espacios que proyectan hacia nuevos horizontes. La danza como puente entre la creatividad y lo cotidiano

Spaces that project to new horizons. Dance as bridge between creativity and the everyday

Lara Arbillaga

Romina Elisondo

 Fernanda Melgar

Universidad Nacional de Río Cuarto (Argentina)

Resumen:
La danza es un recurso para el autoconocimiento, la expresión de la creatividad, la constitución de la subjetividad y construcción de vínculos con otras personas. El artículo expone resultados parciales de una investigación que analiza las percepciones de sujetos que participan regularmente del Taller de Danzas Folklóricas para Adultos del Estudio de Danzas Nativas Abriendo Surcos de la ciudad de Río Cuarto, Provincia de Córdoba (Argentina). El objetivo es analizar relaciones entre creatividad, danza y calidad de vida, identificando factores que condicionan los procesos de despliegue de capacidades creativas en expresiones dancísticas. Participaron del estudio 17 personas, quienes respondieron un cuestionario semiestructurado. Los resultados indican que la participación en el Taller se relaciona con la creatividad, la pasión, la calidad de vida y la construcción de vínculos con otras personas. Se destaca la existencia de espacios que permitan el desarrollo de experiencias artísticas, la revalorización del patrimonio cultural y el desenvolvimiento activo y consiente de los sujetos involucrados.

Palabras clave: Creatividad; ocio; adulto / adulto mayor; danza; vida cotidiana.

Abstract:
Dance is a resource for self-knowledge, expression of creativity, constitution of subjectivity and construction of links with other people. The article presents partial results of a research that analyzes the perceptions of subjects who regularly participate in the Workshop of Folk Dance for Adults of the Native Dance Studio Abriendo Surcos of Río Cuarto, Province of Córdoba (Argentina). The objective is to analyze relationships between creativity, dance and quality of life, identifying factors that condition the processes of deployment of creative abilities in dance expressions. 17 people participated in the study, who answered a semi-structured questionnaire. The results indicate that participation in the workshop is related to creativity, passion, quality of life and the construction of links with other people. It highlights the existence of spaces that allow the development of artistic experiences, the revaluation of cultural heritage and the active and conscious development of the subjects involved.

Keywords: Creativity; leisure, adult / elderly; dance; daily life.


  • Introducción

En la actualidad la creatividad, es una habilidad sumamente reconocida y valorada, no solo por los individuos sino también por la sociedad en general. La creatividad ocupa un lugar de privilegio en los lineamientos de la UNESCO y según el organismo internacional, ésta, se vincula con la transformación social y es una herramienta valiosa para la resolución de problemáticas diversas . Nuestro estudio se centra en planteos de la creatividad cotidiana (Rinaudo, 2007) que reconocen las potencialidades de todas las personas para desarrollar procesos creativos en diferentes situaciones de su vida diaria. Asimismo, nuestra investigación se sustenta en estudio que afirma que desarrollar procesos creativos promueve la salud (Saavedra Macías, 2016), el bienestar y la calidad de vida (Bang, 2011). También situamos nuestro trabajo en el marco de los estudios de ocio creativo:

El ocio creativo lo entendemos como una manifestación específica del ocio caracterizada por la vivencia de experiencias creativas en su sentido global, como creación y re-creación. Se relaciona con distintos modos de vivir la cultura y con ámbitos, ambientes, equipamientos y recursos de ocio diferenciados. Es eminentemente un ocio cultural, caracterizado por la vivencia de experiencias separadas de lo instintivo y lo fácil, que nos introduce en la visión y el disfrute de un mundo más complejo, a largo plazo, mucho más enriquecedor satisfactorio y humano. (Cuenca Cabeza, 2009. p. 30)

Elisondo, Donolo y Rinaudo (2012), realizaron un estudio en el cual, los entrevistados, indicaron que participar en actividades de ocio (artes plásticas, música, danza, etc.) les permite desarrollar la creatividad a partir de la creación de objetos, productos, interacciones y procesos originales. Asimismo, en estas, se abren fructíferas posibilidades de resolver problemas e interactúan con objetos y otras personas; es decir, según los entrevistados, se vivencian experiencias de fluir y bienestar. En otras investigaciones también hallamos relaciones entre creatividad y participación en actividades de ocio artísticas y culturales, donde las personas que se involucran activamente obtienen puntajes significativamente superiores en las mediciones de creatividad (Chiecher, Elisondo, Paoloni y Donolo, 2018; Elisondo y Donolo, 2016 a y b; Elisondo, 2018)

En el presente documento creemos interesante indagar de qué manera las expresiones dancísticas y la creatividad, desarrolladas en actividades de ocio organizado y activo, modifican algunos aspectos de la vida cotidiana de personas que participan de un espacio destinado a adultos y con proyección hacia desarrollos artísticos. El estudio se realizó con sujetos que participan regularmente del Taller de Danzas Folklóricas para Adultos del Estudio de Danzas Nativas Abriendo Surcos de la ciudad de Río Cuarto, Provincia de Córdoba, Argentina. El mismo, (compuesto por sujetos que representan una franja etaria que va desde los 30 hasta los 70 años), se moviliza por el interés de acercar a adultos y a adultos mayores a las manifestaciones folklóricas argentinas, a través de actividades lúdicas y corporales, que permiten proyectar el espacio como un entorno potenciador de encuentros, reconocimientos, creatividad y emotividad; todo esto mediante el fructífero camino de la danza. Cabe reconocer que la institución en general, promueve el trabajo intergeneracional, favoreciendo y enriqueciendo la participación de cada uno de los integrantes, aunándolos en la elaboración de proyectos que contribuyan a fortalecer la identidad cultural, la conformación de sujetos íntegros, creativos, activos y críticos, a través no solo de lo individual, sino también mediante propuestas colectivas.

Algunos de los objetivos específicos que sostienen a esta investigación son:

  • Describir desde la perspectiva de los participantes cómo la creatividad se vincula con la calidad de vida cotidiana, tanto en aspectos subjetivos como sociales.
  • Identificar de qué modo la creatividad y la danza se entrelazan, para fomentar el óptimo desarrollo de las capacidades creativas de los sujetos involucrados.
  • Reconocer, desde la perspectiva de los participantes, qué factores condicionan la creatividad en contextos de ocio activo.
  • Caracterizar de qué modo, las actividades creativas que se desarrollan en el taller; afectan a la integración social, el bienestar físico y emocional de los sujetos involucrados.     

En este sentido es interesante el estudio de Cabrera (2015), quien analizó una experiencia de taller de danza y observo que puede ser propiciadora de bienestar y emociones positivas. En dicho estudio se plantea que la danza es una forma de búsqueda de placer colectivo, que permiten transitar diferentes momentos de la vida de las personas, evadiendo la cotidianeidad y la monotonía. Además, Silva (2013) afirma:

A través de la danza se manipula para descubrir el entorno, se perciben distintas sensaciones, se baila, se canta, se establecen relaciones con los demás, se piensa el cuerpo, se vive el cuerpo, lográndose una identificación a sí mismo a través del cuerpo. (p.105)

Este modo de expresión corporal, como bien afirma Guillén (2017), es un recurso para el autoconocimiento del cuerpo, la constitución de la subjetividad y la vinculación con otras personas. Según Morales (2012) “la danza trata de aprovechar la expresividad de cada cuerpo, en su singularidad, para repensarse. De esta manera vemos representadas diferentes subjetividades, que aportan una nueva visión de la misma” (p.10). Cabe reconocer que esta práctica permite romper las fronteras individualistas que día a día nos encasillan y nos encierran. La danza permite la interrelación fructífera entre las personas, enriqueciendo al individuo como sujeto social, emocional, creativo, afectivo y pensante. Por ello, es vital reconocer la importancia del grupo, no solo para la actividad en sí, sino también para el desarrollo de la creatividad, ya que proporciona una serie de condiciones que potencian el despliegue de la misma, aportándole al sujeto contención, sostén, y una multiplicidad de ideas y paradigmas, que luego podrá implementar en su vida cotidiana.

Consideramos que la investigación puede aportar datos relevantes para la comprensión de las relaciones entre ocio y creatividad, a partir del análisis de percepciones de personas comprometidas con la práctica de las danzas folclóricas. Asimismo, resulta interesante analizar las vinculaciones que los participantes establecen entre creatividad, danza y salud en sentido amplio. Los datos recabados pueden resultar significativos para la planificación y el desarrollo de políticas comunitarias de promoción de la salud y el bienestar; y por qué no, para despertar en formadores y profesionales de diversos campos de las humanidades, nuevos horizontes que permitan abrir miradas y enriquecer concepciones sobre el devenir de sus prácticas en el cotidiano.

  • Decisiones metodológicas

Realizamos un estudio cualitativo con personas que participan regularmente del Taller de Danzas Folklóricas para Adultos del Estudio de Danzas Nativas Abriendo Surcos de la ciudad de Río Cuarto, Provincia de Córdoba (Argentina). Dicho taller (compuesto por sujetos que se ubican en una franja etaria que va desde los 30 hasta los 70 años), tiene por objetivo, acercar a adultos mayores a las manifestaciones folklóricas argentinas, a través de actividades lúdicas y corporales, que permiten proyectar el espacio como un entorno potenciador de encuentros, reconocimientos, creatividad y emotividad; todo esto mediante el fructífero camino de la danza. Cabe reconocer que la institución en general, promueve el trabajo intergeneracional, favoreciendo y enriqueciendo la participación de cada uno de los integrantes, aunándolos en la elaboración de proyectos que contribuyan a fortalecer la identidad cultural, la conformación de sujetos íntegros, creativos, activos y críticos, a través no solo de lo individual, sino también mediante propuestas colectivas.

Para la recolección de datos, se diseñó e implementó un cuestionario semiestructurado que se tomó únicamente a los alumnos del taller (17 son los casos analizados), entre ellos a 5 hombres y 12 mujeres, como se mencionó antes, sujetos se ubican en una franja etaria entre 30 y 70 años. Con éste, buscábamos indagar en profundidad sobre algunos relatos, aspectos y percepciones relacionados a sus espacios de ocio, la creatividad y su vida cotidiana. Para el análisis de los datos emergentes de los cuestionarios se utilizó el método de las comparaciones constantes (Soneira, 2007). En el estudio se preservaron cuestiones éticas como la confidencialidad de los datos y el anonimato de los participantes y se solicitó el consentimiento informado a los participantes.

  • Resultados

A partir del análisis de los datos construimos cinco categorías para aproximarnos al objetivo de investigación planteado, estas son: el porqué del comenzar, entre la “asistencia perfecta” y las vueltas de la vida, la compleja complementariedad de la propuesta, lo intrínseco de la vida: la creatividad y la distancia es relativa: la Intergeneracionalidad.

El porqué del comenzar

En esta categoría se hace referencia a las percepciones acerca de las motivaciones, causas, propósitos e inquietudes que creen que los llevó a comenzar y continuar en el taller. Dentro de la misma, logramos reconocer aspectos vinculados a lo “Personal”; a la posibilidad e interés por establecer y propiciar nuevos vínculos y contactos con otros; a sugerencias o invitaciones de algún familiar/amigo, además del hecho de conocer propuestas similares a las que se ofrecen en Abriendo Surcos o por formar parte de otros espacios de la misma institución; y cuestiones vinculadas al valor e importancia que le otorgan a quien cumple el papel de ofrecerles estas experiencias artístico-expresivas.

Mucho más que un taller. Aspectos personales que impulsan

Luego de elaborar, aplicar y analizar los resultados de las encuestas, logramos identificar que una de las principales causas que llevan a los sujetos a formar parte de propuestas como estas, es la necesidad de poder satisfacer y cumplir con aspectos que son más de índole personal. Expresiones tales como “por pasión”, “para cumplir con una materia pendiente”, o por la necesidad de una “realización personal” dan cuenta de esto.

“Me motivo a ir, que me encontraba anímicamente muy triste, el folklore siempre fue una actividad que me gustó y algo que tenía pendiente” (E5)
“Por el deseo de seguir expresándome por medio de la Danza Folclórica” (E8)
“Mi interés por la danza es algo innato, es algo que siempre tuve, desde muy pequeña que me gusta bailar todo tipo de danzas” (E9)
“Me enteré por personas allegadas que me invitaron al teatro y ver a los adultos bailar me motivó a comenzar. Es algo que siempre quise hacer desde niña y no fue posible.” (E12)

Lo social: la búsqueda por formar parte

Sumado a lo que se explicitó antes en relación a la importancia que la historia personal, los deseos y los intereses tienen al momento en el que los sujetos eligen diversa propuestas socio-artísticas-culturales (las cuales permiten el uso productivo del ocio); cuestiones vinculadas a lo interpersonal, a la necesidad de formar parte de un grupo social que los contenga y permita “sentirse parte de” promoviendo un integro acompañamiento emocional, permite reconocer que el factor “Social” es un elemento indispensable al momento de hablar de estas ofertas culturales.

“Yo siempre baile… mi esposa quería aprender y era una buena oportunidad para hacerlo juntos” (E1)
“Seguir incursionando e investigando, todo lo referente a nuestra cultura. Y seguir afianzando vínculos de amistad con las amistades que encontré en este espacio” (E8)
“Me encanta el grupo humano y disfruto muchísimo de bailar” (E10)
“En el taller encontré el espacio que me llena el alma. Gente maravillosa que comparte mi misma locura” (E12)

Redes que vinculan

Sumado a los indicadores anteriores, lo institucional de acuerdo a las respuestas obtenidas, también es un factor que atraviesa y tiñe de cierta manera a esta “necesidad” de comenzar a formar parte de estos espacios de ocio. Hoy en día la oferta de actividades de recreación y propuestas pedagógicas son mucho más diversas y variadas que hace algunos años. Esta nueva mirada del adulto como sujeto activo, implicado y promotor de cultura, permite que espacios como el “PEAM” (Programa Educativo para Adultos Mayores) o el taller de Danzas Folclóricas de Abriendo Surcos (entre otros) se transmitan de “boca en boca” ofreciendo a la comunidad, fructíferas posibilidades para potenciarse, reinventarse y con ello, explorar nuestras tradiciones.

“Me enteré de la existencia por mi hija y como quería aprender folclore, fui” (E3)
“Me enteré de la existencia del taller, porque el propio profe Franco, que encontré de manera circunstancial en un evento del PEAM” (E5)
“Por medio del Director del Instituto Enrique Alcoba, siendo profesor del Taller “Folclore e Identidad Cultural” del PEAM, ya hace más de 20 años” (E8)
“Sabía desde hace mucho tiempo, porque soy alumna del taller de los viernes de Marcelo Alcoba. En abril fui invitada por Franco a participar con su grupo al encuentro de Adultos Mayores en Las Termas y a partir de allí continué yendo. Ahora soy una nueva integrante del grupo.” (E14)

Otros puntos de vista: percepciones sobre las propuestas didáctica-pedagógica-artística

Propuestas como estas, le permiten al sujeto conocerse a sí mismo, entendiéndose como un nuevo sujeto capaz de expresar y ser en pos de lo que ofrecen estas instituciones como medio de proyección. En los resultados de los cuestionarios, aparece como otro factor transversal, la percepción que tienen los participantes del taller, en cuanto a las propuestas didácticas, pedagógicas y artístico-culturales que se promueven a través de la danza, desde este espacio.

“Entusiasmo por ritmos y danzas novedosas, el grupo que se apasiona… y se divierte” (E1)
“Es un espacio donde puedo dar rienda suelta a mi gusto por la danza, a crear, a soñar, a reencontrarme conmigo misma y con los demás. También es un espacio lúdico y de reencuentro con nuestras raíces. Altamente recomendable y saludable. Hermoso para la vida” (E5)
“Además de aprender a bailar y a expresarte con el cuerpo, conocí gente que actualmente es mi amiga; y eso no tiene precio. Es un lugar donde se deja correr la imaginación y todo fluye, y se logra una energía que te otorga pilas hasta el próximo encuentro” (E12)
“La motivación del profe y el encuentro con los compañeros”

Entre la “asistencia perfecta” y las vueltas de la vida

Se crea una segunda categoría, la cual hace referencia a las percepciones que los sujetos tienen en relación a su participación en las actividades del taller. Los resultados van desde participaciones esporádicas, debido a problemas familiares, de salud, falta de tiempo por razones laborales o de estudio y necesidad de “un tiempo sin presiones”; hasta sujetos que no han dejado nunca de participar activamente del mismo, ya que son lugares en donde se les permite descargar energías y sostener un aprendizaje contante.

“[…] dejé un año, necesitaba un tiempo sin presiones, dejé todo, no solo el taller. Volví porque extrañaba.” (E3)
“El grupo artístico no es de amigos… es artístico” (E4)
“Dejé por problemas de salud” (E16)
“Dejé de ir por dos años cuando estaba haciendo la licenciatura en Córdoba, básicamente por falta de tiempo.” (E6)
“Desde que comencé, hace 14 años, nunca dejé de asistir, porque me hace bien desde todo punto de vista: en primer lugar, anímicamente me llena el alma… socialmente porque me vínculo con otros compañeros y generé verdaderos amigos y también físicamente me hace bien” (E5)
“[…] nunca dejé de asistir, la danza es mi principal actividad, porque la llevo en el alma. Es la manera de expresar con el cuerpo lo que no dicen las palabras. Como se dice: ‘Baila con el corazón y tu cuerpo lo seguirá’” (E14)

La compleja complementariedad de la propuesta

Esta categoría se vincula con las ideas que las personas tienen en relación al conjunto de actividades que se llevan a cabo en el taller y a sus expectativas de logro, gustos e intereses. Con la idea de poder despertar estas reflexiones, se les preguntó acerca de aquellas propuestas que más disfrutan; las que les generan incomodidad e inhibición y aquellas actividades o propuestas que nunca pensaron que iban a hacer o poder hacer.

Considerando la complejidad que redunda al sujeto, sería un error caer en la dualidad de lo que esta categoría podría reflejar. Al analizar las respuestas, nos encontramos con apreciaciones opuestas o más bien, complementarias, que hacen a la diversidad y a la rica propuesta que desde la institución se propone. Tanto desde los momentos más rígidos y “coreografiados” hasta las instancias donde la creatividad, la imaginación y lo emergente surge y nutre las propuestas; como así también, desde los momentos plenamente grupales hasta aquellas actividades en donde lo individual y la introspección prevalece; genera en los participantes del taller ideas contrapuestas, percepciones que hacen a la necesidad continuamente ampliar el bagaje de actividades y objetivos que se proponen.

La multiplicidad de sujetos lleva a que las propuestas ofrecidas en el espacio sean diferentes permitiendo abarcar lo pluridimensional de los participantes. La mayoría de las respuestas, dieron a conocer que ninguna de las actividades propuestas desde el espacio generaban incomodidad o inhibición, sin embargo, un pequeño grupo, reconoció que las consignas que más se relacionan con la expresión corporal y la introspección individual, les generaba mayores dificultades o los hace sentir más incómodos.

“Me siento más cómoda con las coreografías ya armadas, me cuesta bastante la primera parte, la de encuentro con uno mismo, su cuerpo, mostrarme ante los demás
“En general, todas las actividades del taller me gustan, no hay ninguna que me cohíba. Tal vez me cuesta desarrollar más la expresión corporal que las coreografías de la danza” (E5)
“Me siento cómoda cuando bailo, me siento incomoda cuando no bailo” (E9)
“Todas las partes me gustan, tanto las de baile como las de expresión corporal; jamás sentí vergüenza porque de chica baile y sabia de la dinámica y la construcción de las coreografías y lo importante que es la conciencia del cuerpo” (E10)
“[…] hay cosas que nunca pensé que haría como desarrollar el arte de las manualidades para crear parte del vestuario o escenografía, y también estar frente a una cámara de tv o micrófono en la radio para dar una nota. Estoy verdaderamente agradecida al taller por todo esto y además por lograr un dominio de mi cuerpo que no tenía cuando empecé” (E12)

Lo intrínseco de la vida: la creatividad

Uno de los ejes centrales no solo de esta investigación, sino también de la propuesta artística-pedagógica-didáctica que defiende la institución Abriendo Surcos en su totalidad, es la Creatividad. Desde los datos recabados, lo que se pudo observar fue que los participantes del taller, sostienen diferentes apreciaciones y concepciones de lo que es la creatividad, pero que sin embargo están íntimamente relacionadas una con la otra; sumado a esto, todos reconocen que esta cualidad es multidimensional y transversal, ya que la entienden como parte de su vida cotidiana.

“Para mí es…”

Las ideas que rondan en torno a la creatividad son múltiples, diversas, ricas e imaginativas; esto, de alguna forma u otra, hace al día a día en espacios donde se desarrolla.

“Es la posibilidad de desafiarme, sorprenderme […] da mayor flexibilidad y frescura… libertad de expresarme sin condiciones” (E1)
“Creatividad es buscar dentro tuyo y de la nada ser otra cosa, un ave, un pañuelo es un niño, una barca, es imaginar y recrear […]. Solucionar con imaginación” (E3)
“Por creatividad, entiendo hacer algo que nace dentro de mí, lo más “incontaminado” posible, que fluye de mis entrañas, escapando de los convencionalismos sociales […] te va haciendo ver de cuantas cosas sos capaz, que vos considerabas que no. Levanta tu autoestima y te hace sentir muy bien. Te vas animando a opinar, a ser asertivo a expresarte, etc.” (E5)
“La creatividad es generar algo nuevo, por medio de distintos disparadores” (E8)
“La imaginación alimentada por los sentimientos, sueños deseos, da forma creando una actitud una situación […] La creatividad colora nuestra vida, nos hace felices” (E14)

En el día a día, la creatividad te espía

Las personas por naturaleza, son sujetos activos, implicados y creativos, que devienen en una cotidianeidad que se olvida de fronteras espaciales y lo constituye sin importar donde se encuentre. La creatividad, para estos alumnos, está en todos lados y los atraviesa constantemente en cada una de sus actividades diarias, incluyendo considerablemente al taller en cuestión.

“En el taller todo el tiempo se crea y eso abre la cabeza para cuestiones cotidianas que tenes que resolver en el trabajo, por ejemplo, en casa […]” (E4).
“Desarrollamos creatividad en la mayoría de los momentos del taller, ya que es la importa del mismo, se basa en poder sacar de nosotros lo mejor de cada uno. […] en la mayoría de los casos, la situación es de creatividad, que cada uno, interprete la danza como mejor lo pueda expresar, desde su corporeidad […]” (E5)
“Necesito ser creativa para organizar mis clases” (E6)
“La practico en diferentes actividades de mi vida diaria: una comida, un arreglo en la casa, etc.” (E8)
“Es increíble como la desarrollamos al pensar en cómo hacer una pequeña coreografía, o crear nuevos movimientos, ya que ese ejercicio nos ayuda a aplicarla en cualquier ámbito de la vida […] En acortar tiempo para un trabajo, en enseñarles a tus hijos a crear, y […] a pensar que no todo hay que comprarlo hecho, sino que sos capaz de hacerlo” (E12)

La distancia es relativa: la Intergeneracionalidad

El ser humano es inherentemente un ser social. Por eso es vital que, desde espacios y centros culturales, educativos y de salud, se promueva un trabajo intergeneracional; ya que enriquece propuestas, abre los horizontes a nuevas miradas y permite que se desarrolle una fructífera transmisión de saberes. Al momento de analizar los cuestionarios se dejó vislumbrar el hecho de que la diferencia etaria, para algunos era y es un factor que de alguna manera influye o se hace notar en el desarrollo de las actividades y en el devenir del espacio; mientras que otras de las percepciones que se manejaron, fueron que el trabajo grupal e intergeneracional es condición transversal de las actividades y que no podrían pensarlas sin ella.

“Lo que podría percibir como diferencia es la experiencia previa en la danza. Jóvenes o no tan jóvenes con academia previa, de los que iniciamos sin ella” (E2)
“En el taller hay un rango etario muy diverso y ahí precisamente radica lo rico del grupo. Nunca sentí que la diferencia de edad fuera un obstáculo para poder insertarme, al contario, me parece que es un estimulante y que ayuda a que unos con otros nos demos entusiasmo” (E5)
“Creo que cada uno es, según el espíritu que tenga (yo tengo un espíritu joven)” (E9)
“Si bien hay diferencias de edades, para eso está el profe que se encarga de distribuir los roles para el que no haya y a cuidar a todos los detalles (artísticamente hablando) y humanamente, no se nota la diferencia de edad ya que todos estamos en la misma sintonía” (E12)

  • Discusión de resultados

Abriendo Surcos es un espacio que pretende resignificar, cuestionar, compartir y disfrutar de aquellos aspectos que los convocan, siendo uno de ellos, nos solo los patrimonios culturales inmateriales sino la danza. Entre los participantes del taller, se manejan ciertas ideas que los hacen reflexionar en torno a la danza como materia pendiente, como pasión, como medio de expresión; conceptos que, de alguna u otra forma, se vinculan con la identidad de los sujetos y lo que ellos pretendían de su vida hasta ese momento. Como dice Zapata Farías (2001), el pensar quien soy hoy, quien fui ayer y que seré mañana es algo que constantemente hacemos los sujetos y más aún las personas que están atravesando la vejez. Estas ideas, permiten entender el porqué de expresiones tales como: “Mi interés por la danza es algo innato, es algo que siempre tuve, desde muy pequeña que me gusta bailar todo tipo de danzas” (E9); “Me motivo a ir, que me encontraba anímicamente muy triste, el folklore siempre fue una actividad que me gustó y algo que tenía pendiente” (E5).

Vinculado con estas percepciones se encuentra el concepto de “envejecimiento activo”, entendiéndolo como un proceso que permite potenciar la salud, la participación y el devenir del sujeto a través del acceso a oportunidades que permiten propiciar una mejor calidad de vida durante el proceso de envejecimiento (Melgar y Tuninetti, 2017). Por ello, nos encontramos con participantes del taller que afirman que asisten al mismo “por el deseo de seguir expresándome por medio de la Danza Folclórica” (E8); la necesidad de expresar, comunicar y compartir en comunidad, con otro y mediante los vínculos que se establezcan con ese otro; constituye una más de las causas por las cuales los sujetos asisten a estos espacios. La necesidad de “[…] seguir afianzando vínculos de amistad con las amistades que encontré en este espacio” (E8) y de poder compartir, como bien lo afirma este entrevistado: “[…] el espacio que me llena el alma. Gente maravillosa que comparte mi misma locura” (E12); constituyen al sujeto y a la experiencia que se consolida. Según Zapata Farías (2001) la participación en organizaciones comunitarias contribuye en la calidad de vida de los adultos mayores, permitiendo canalizar adecuadamente el tiempo libre.

El hecho de que existan propuestas que se entiendan como: “[…] un espacio donde puedo dar rienda suelta a mi gusto por la danza, a crear, a soñar, a reencontrarme conmigo misma y con los demás. También es un espacio lúdico y de reencuentro con nuestras raíces […]” (E5) y que permitan la puesta en práctica, como afirman García Mínguez y Alcoba (2013):

De un proceso –que- propone asumir el sentido de la corporeidad, como ámbito de construcción permanente que posibilita la imagen corporal desde la realidad subjetiva y promueve la aceptación del cuerpo experiencial, emotivo y vivido como parte inherente del proceso de crecimiento del individuo (p.321).

La calidad de vida, como bien afirma Fernández-Ballesteros (1997) es un concepto complejo, multidisciplinar y multidimensional; y el adulto-adulto mayor, no escapa de esta realidad. Se destaca la importancia de vincularse con otras personas como factor promotor de la calidad de vida. Esta idea se relaciona con lo que afirman varios de los participantes del taller: “[…] mi esposa quería aprender y era una buena oportunidad para hacerlo juntos” (E1); “Me enteré de la existencia por mi hija […]” (E3). La necesidad de inclusión social, de sentirse parte de algo más grande que uno, donde pueda interrelacionarse, y hasta afianzar vínculos familiares y de amistad; es un requisito esencial y vital para que el sujeto tenga una buena calidad de vida. Estos espacios, según las percepciones de los entrevistados, les permiten a los sujetos explorarse y reinventarse constantemente, siendo sostenidos por un otro que se encuentra siempre presente; desde “el hacer” en esos espacios de taller, como así también en el acompañamiento fuera del mismo.

Sumado a esto, como bien decíamos antes, la creatividad es y se encuentra en el discurso de cada uno de los integrantes del taller. A esta cualidad, ellos la entienden como un aspecto que potencia el devenir no solo de las actividades que se desarrollen dentro del espacio, sino que también en su vida diaria: “En el taller todo el tiempo se crea y eso abre la cabeza para cuestiones cotidianas que tenes que resolver en el trabajo, por ejemplo, en casa […]” (E4); “[…] En acortar tiempo para un trabajo, en enseñarles a tus hijos a crear, y […] a pensar que no todo hay que comprarlo hecho, sino que sos capaz de hacerlo” (E12).

Ideas que van desde entenderla como la “posibilidad de desafiarme, sorprenderme […] da mayor flexibilidad y frescura… libertad de expresarme sin condiciones” (E1) hasta “[…] es algo que está dentro de mí, lo más “incontaminado” posible, que fluye en mis entrañas, escapando de los convencionalismos sociales. […] te va haciendo ver de cuantas cosas sos capaz, que vos considerabas que no. Levanta tu autoestima y te hace sentir muy bien. Te vas animando a opinar, a ser asertivo a expresarte, etc.” (E5); nos permiten entender como bien afirman García Mínguez y Alcoba (2013):

Que la búsqueda de nuevas ideas también se conoce como innovación, originalidad, ingenio, pensamiento divergente. […] La creatividad no es una forma de pensar es, ante todo, es una actitud frente a la vida, frente a la existencia y frente a mundo del que somos parte (p.67).

  • Consideraciones finales

Como bien decíamos a lo largo del texto, la existencia de espacios que permitan el desarrollo de experiencias artísticas que promuevan no solo la revalorización del patrimonio cultural, tanto material como inmaterial (en caso de la danza), sino que potencien el desenvolvimiento activo y consiente de los sujetos involucrados, promoviendo el desarrollo de vínculos intergeneracionales, siendo estos, parte del sostén que mantiene en pie y en constante cambio a la subjetividad, es vital. Experiencias como éstas, con sujetos que toman a la creatividad como puente y como núcleo de su cotidianeidad, otorgándole significación a todo lo que hacen, sembrándola día a día, viéndola germinar en otros; nos permite, no solo como sujetos sino también como profesionales y como formadores, visibilizar la importancia de revalorizar y promover la creatividad, el arte y la sensibilidad en todos aquellos espacios en los cuales nos desenvolvamos.

Partiendo de esta investigación, teniendo en cuenta el análisis de los resultados preliminares, creemos conveniente seguir incursionando y adentrarnos cada vez más en experiencias como estas, donde nos encontramos con sujetos que son el ejemplo de que el arte salva; y que es la educación en todas sus vertientes, la que necesita de la misma. Es por ello que, como futuras líneas de investigación, nos interesaría indagar en la formación de grado y en los posibles modos de vinculación entre diversas expresiones artísticas y el mundo universitario.

La posibilidad de retomar la palabra, en interacción con pares, pero también con grupo de diferentes edades, implica dialogar, contar, narrar y escuchar en una actitud activa y participativa. Favorece reflexionar y recrear el propio transito vital, el sentido personal de la vida, de las vivencias, reconfigurar el presente a partir de nuevas identificaciones y del proyecto vital que enlaza herencia y futuro como nuevos sentidos.

Ofrecerles a todo aquel que se aventure formar parte de estos espacios e involucrarse con estas propuestas, permite que, tanto en el desarrollo personal como en el devenir social de los sujetos, empecemos a encontrar personas que amen más la vida (tengan la edad que tengan) demostrándonos que enriquecerla depende siempre, de la voluntad, la perspicacia y la curiosidad con la que se mira el mundo.


Referencias:

Ballesteros, R. F. (1997). Calidad de vida en la vejez: condiciones diferenciales. Anuario de psicología/The UB Journal of psychology, 73, 89-104.
Bang, C. (2011). Prácticas participativas que utilizan arte, creatividad y juego en el espacio público: un estudio exploratorio desde la perspectiva de Atención Primaria de Salud Integral con enfoque en Salud Mental. Anuario de investigaciones, 18, 331-338. Recuperado de http://www.scielo.org.ar/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1851-16862011000100036&lng=es&tlng=es
Cabeza, M. C. (2009). Perspectivas actuales de la pedagogía del ocio y el tiempo libre. En J. C. Otero López. (Ed.), La pedagogía del ocio: nuevos desafíos, (pp.30-45). Bilbao, España: Axac.
Cabrera, A. M. (2015). Danza, bienestar y emociones positivas una mirada desde la psicología positiva (Tesis de grado). Universidad de la Republica, Montevideo, Uruguay. Recuperado de https://www.colibri.udelar.edu.uy/jspui/bitstream/123456789/6098/1/Cabrera%2c%20Ana.pdf
Chiecher, A. C., Elisondo, R. C., Paoloni, P. V., y Donolo, D. S. (2018). Creatividad, género y rendimiento académico en ingresantes de ingeniería. Revista iberoamericana de educación superior, 9(24), 138-151
Elisondo, R. (2018). Serious Leisure, Self-perceptions and Everyday Creativity. International Journal of Innovation, Creativity and Change, 4(1), 52-73. Recuperado de http://www.ijicc.net/images/May_2018/Romina_Cecilia_Elisondo.pdf
Elisondo, R. C., Danolo, D., y Rinaudo, M. C. (2012). Espacios comunitarios cotidianos. El arte como oportunidad para ser, crear y transformar. ASRI: Arte y sociedad. Revista de investigación, (1), 21-9. Recuperado de http://asri.eumed.net/1/edr.pdf
Elisondo, R., & Donolo, D. (2016). Creativity, Involvement, and Leisure Time: The More, the Better. Business creativity and the creative economy, 2(1), 16-23.
Elisondo, R., y Donolo, D. (2016). Construcción y análisis de las propiedades psicométricas del Cuestionario de Acciones Creativas en población argentina. PSIENCIA. Revista Latinoamericana de Ciencia Psicológica, 8(1), 1-21.
García Mínguez, J., y Alcoba, E. (Ed.). (2013). Caminos de reflexión y acción educativa con adultos mayores. Universidad Nacional de Río Cuarto. Río Cuarto, Córdoba, Argentina: UniRío editora.
Guillén, E. C. (2017). La constitución de corporeidad y el ejercicio de la creatividad en la formación docente universitaria. ASRI: Arte y sociedad. Revista de investigación, 12, 5-15. Recuperado de http://asri.eumed.net/12/creatividad.html
Melgar, M. y Tuninetti, V. (2017). Museos y vinculación intergeneracional. Estudio de valoraciones de una propuesta educativa. Revista del Museo de Antropología, 10(1), 87-6.
Morales, C. G. (2012). ¿Qué puede aportar el arte a la educación?: el arte como estrategia para una educación inclusiva. ASRI: Arte y sociedad. Revista de investigación, 1, 5-12. Recuperado de http://asri.eumed.net/12/creatividad.html
Richards, R. (2007). Everyday creativity: Our hidden potential. En R. Richards. (Ed.), Everyday creativity and ne views of human nature (pp. 25-53). Washington, Unite States: American Psychological Assocaiation,
Saavedra Macías, F. J., Arias Sánchez, S., Cruz, E. D. L., Galán, M. L., Galván Vega, B., Murvartian, L., y Vallecillo Chaves, N. (2016). La recuperación mutua en personas con trastornos psicológicos o diversidad funcional a través de la práctica creativa. Arte, Individuo y Sociedad, 28(2), 339-354.
Silva, D., (2013) La Danza, Instrumento lúdico para el autorreconocimiento. En N. D. Orozco Camacho (Ed.) Avances de la Investigación, Formativa y Aplicada 2012-2013. Memorias de Divulgación Científica de la Facultad de Educación, Ciencias Humanas y Sociales (p.105). Cartagena, Colombia: Editorial Bonaventuriana.
Soneira, A. (2007) La Teoría fundamentada en los datos. En I. Vasilachis. (Ed), Estrategias de Investigación Cualitativa. (pp.153-173) Buenos Aires, Argentina: Gedisa.
UNESCO (2008) La importancia de la creatividad. Una nueva agenda para el desarrollo sostenible. Documento de trabajo. Recuperado de https://es.unesco.org/creativity/sites/creativity/files/ifcdleaflet_2016_alt_sp_pdf_version_op2_final.pdf
Zapata Farías, H. (2001). Adulto mayor: Participación e identidad. Revista de Psicología, 10 (1), 191-205. Recuperado de http://www.redalyc.org/pdf/264/26410114.pdf